Fachadas

La actividad de esta división se centra en la rehabilitación y reforma de viviendas y edificios para conseguir una mejora tanto estética como térmica, mejorando así la eficiencia y el ahorro energético de las viviendas.

• Fachadas ventiladas
• Sistemas de aislamiento térmico exterior
• Revestimiento con morteros
• Pinturas
• Impermeabilizaciones
• Patologías del hormigón

AISLAMIENTOS TÉRMICOS EXTERIORES
SISTEMA S.A.T.E.

El sistema de aislamiento térmico exterior aporta al cerramiento de una edificación un buen funcionamiento al evitar los puentes térmicos y convertirlo en un acumulador de calor, logrando un gran confort térmico en las viviendas, un importante ahorro energético, la protección del edificio de las inclemencias climáticas y evitar el deterioro de los paramentos de la fachada. Además, como cerramiento estético presenta un acabado continuo con una amplia gama de colores, que puede suponer un cambio de imagen completo y atractivo, influyendo en la revalorización de la vivienda. Las propiedades más destacables del sistema de aislamiento térmico exterior, frente a otros tipos de revestimientos son:

• Térmica
• Impermeabilidad
• Adaptabilidad
• Incombustibilidad

El sistema incide fundamentalmente en el ahorro del consumo energético del edificio frente a otras soluciones convencionales y elimina las radiaciones directas o las inclemencias meteorológicas sobre muros y forjados.

FACHADAS VENTILADAS ACABADOS EN PANEL COMPOSITE DE ALUMINIO

Las fachadas ventiladas con panel composite de aluminio aportan al cerramiento de una edificación con un sistema tradicional de revestimiento; protección térmica y acústica, estanqueidad contra el agua y la humedad y contra incendios. Además, como cerramiento estético aporta luminosidad, autolimpieza y colorido. Las propiedades más destacables de la fachada ventilada frente a otros tipos de revestimientos son:

• Estética
• Térmica

Este fenómeno evita la acumulación de calor en la fachada y junto con el aislamiento térmico que se coloca, favorece la estabilidad del sistema provocando ahorro energético en los meses cálidos y, durante los meses fríos, evitando que se produzcan puentes térmicos y funcionando como un acumulador de calor.

La fachada ventilada permite el ahorro de consumo energético del edificio de hasta un 50%, eliminando las radiaciones directas o las inclemencias meteorológicas sobre muros y forjados.